Esta receta de boniato relleno de quinoa y verduras es perfecta para estos días de frío otoñal, donde no solo el paisaje es de los colores de la tierra, sino también los alimentos de la temporada. Hoy presentamos una sencilla receta de ‘confort food’, uno de estos platos que dan sensación de bienestar y nos ayudan a entrar en calor.

Ingredientes

  • 1 boniato pequeño.
  • 30 gr. de quinoa.
  • 1 cebolla roja.
  • 1 diente de ajo.
  • 1 zanahoria.
  • ½ calabacín.
  • ½ pimiento amarillo.
  • sal, pimienta, garam masala (o mezcla de canela, jengibre, pimentón y cúrcuma).
  • aceite de oliva.

PREPARACIÓN

Precalienta el horno a 200 grados. Lava bien el boniato, envuélvelo en papel de aluminio y ásalo en el horno durante 50-60 minutos.

Vierte la quinoa en un colador y lávala bajo el grifo para eliminar las saponinas (unas sustancias que pueden resultar algo amargas.)

Ponla a hervir con el doble de volumen de agua, tapada, unos 12-15 minutos. Pasado este tiempo, verás que la quinoa ha consumido todo el agua y se ha abierto. Resérvala.

Pela la cebolla, el ajo y la zanahoria y córtalas en brunoise (mini daditos). Pónlas a pochar en una sartén con una cucharada de aceite de oliva. Salpimienta al gusto.

Pasados unos 5 minutos, añade el calabacín y el pimiento (también cortados en daditos) y una cucharada pequeña de garam masala (u otras especias que te gusten). Deja pochar todo junto unos minutos más. Apaga el fuego y añade la quinoa cocida. Mézclalo todo.

Una vez el boniato esté asado, retira el papel de aluminio, córtalo por la mitad de arriba abajo y forma un hueco presionando un poco su pulpa con ayuda de un tenedor. Rellénalo con la mezcla de quinoa y verduritas.

APORTACIÓN NUTRICIONAL

Tanto la quinoa como el boniato asado o las verduras salteadas dan esa sensación de calor tan bienvenida en esta época. Esta receta se puede adaptar en función de las verduras que tengas en la nevera. La quinoa es un pseudocereal sin gluten que aporta proteína completa, gran cantidad de hierro de origen vegetal y fibra.

También las verduras y el boniato proporcionan fibra, vitaminas (A, B1, C) y minerales.

¡Sin olvidarnos de las especias! ¿Sabías que además de dar sabor a nuestros platos, las especias como la pimienta, el clavo, el jengibre, la canela, la mostaza o la cúrcuma, aceleran nuestro metabolismo, mejoran la circulación de la sangre, incrementan nuestra energía y nos “calientan”?

En definitiva, esta receta es un plato muy completo que aporta hidratos de carbono provenientes y minerales del boniato, las verduras y la quinoa y un aporte extra de proteína de la quinoa. ¡Esperamos que lo disfrutes!